Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Psicología Actual

Regeneración del cerebro. ¿ Qué hay de verdad ? ¿ Cómo hacerlo ?

Como nos gustaría poder regenerar aquellas células que gastamos en nuestra época escolar. ¿No te da miedo pensar que entramos en una inercia permanente de deterioro cerebral?

Pues, por lo que vamos sabiendo, el conocimiento médico en este terreno tiene que ser reescrito para enseñar que mejorar la salud de nuestro cerebro es posible y que reparar daños no sólo es posible sino que cada uno de nosotros puede hacerlo.

Hasta hace muy poco se mantuvo la idea de que el deterioro del cerebro no tenía vuelta atrás. Desde el ámbito de la medicina se aseguraba que una vez que las neuronas se deterioran no hay nada que hacer. El hecho real es que el cerebro puede repararse a sí mismo, tal como la ciencia está probando ahora, que unos determinados y sencillos ejercicios ayudan a mantener un cerebro más lúcido y flexible a lo largo de la vida.

REESCRIBIENDO LA HISTORIA DE LA SALUD DEL CEREBRO

El campo de la neurociencia cognitiva es relativamente nuevo, no tiene más de cien años, por lo que no es nada sorprendente que de manera continua estemos accediendo a nuevas y mejores maneras de entender cómo funcionan los circuitos neurológicos que dan soporte a todo el trabajo cerebral. En la mayor parte de todos estos años efectivamente este era el axioma con que se trabajaba, que las células del cerebro eran finitas y que cualquier perdida o daño tenía que ser sufrida como una deficiencia irreversible en lo quedaba de vida. Así se generó la falsa creencia de que el cerebro está un permanente camino de desgaste y deterioro.

A pesar de que en los años sesenta llegaron a presentarse fundamentados estudios indicando en la dirección contraria, el dogma instalado en la clase médica va cambiando con manifiesta lentitud. No fue hasta la década de los ochenta,, cuando el investigador Fernando Notebohm de la Rockefeller University , (http://lab.rockefeller.edu/nottebohm/) habla con claridad de NEUROGENESIS, proceso mediante el cual nacen nuevas células nerviosas, neuronas en los cerebros adultos de los vertebrados.

El siguiente gran salto en esta evolución científica, sin embargo, en el camino de nuestra comprensión de la estructura y funcionamiento cerebral parece estar a punto de dar un giro cuántico.

NUESTRO CEREBRO PLASTICO

La primera vez que se observó la generación de nuevas neuronas en un cerebro de mamífero adulto fue en 1992 cuando los científicos consiguieron aislar células madre neuronales de ratón en un plato Petri. Esta regeneración fue después replicada en miles de ocasiones a lo largo de los últimos veinte años.

Ahora mismo es aceptado en la comunidad médico-científica que el cerebro adulto es capaz de producir nuevas neuronas y células glía, algo, a lo que no hace mucho presentaba una feroz resistencia. Ahora se admite que el cerebro es resiliente moldeable y plástico.

El propio término NEUROPLASTICIDAD, tiene que ver con la habilidad del cerebro para construir nuevas conexiones a partir de la práctica de unas determinadas tareas. La combinación de nuevas células y nuevos aprendizajes crea esta magia. Células nerviosas apropiadamente estimuladas (por ejemplo, a través de ejercicios específicos de aprendizaje), crean nuevas conexiones, en otra palabras, se transforman en células sanas que contribuyen al aprendizaje y al desarrollo de nuevas habilidades.

Exactamente igual que los demás músculos del cuerpo, cuando el cerebro recibe la alimentación y la estimulación apropiada, sana y crece, y esta apasionante actividad puede ocurrir a lo largo de toda la vida del cerebro.

Proponemos una sencilla lista de varias estrategias para proteger, estimular el crecimiento de nuevas células e incluso sanar el cerebro.

  1. Ejercicio físico. A primera vista suena raro que para mantener y mejorar su cerebro el ejercicio físico tanga alguna relación, pero la realidad es que cada vez encontramos más evidencias de que existe una estrecha relación entre las dos cosas.

El cerebro se beneficia por partida doble: es un voraz consumidor de glucosa y oxígeno sin capacidad para almacenar, por lo que necesita un aporte continuo de estos nutrientes para su perfecto funcionamiento. Un estudio del 2014 revela que 30 minutos de ejercicio moderado son suficientes para mejorar el funcionamiento cognitivo en adultos de todas las edades.

Pero los beneficios no se paran ahí. Existen datos suficientes para creer que el ejercicio también estimula la neurogénesis en el hipocampo. Aparecen nuevas células en la región del cerebro responsable de la memoria a largo plazo y de las emociones y parecen que ayudan a frenar el deterioro cognitivo asociado a enfermedades como el Altzheimer y otros tipos de demencia.

  1. Practica técnicas de reducción de estrés

En la vorágine de nuestro mundo moderno no siempre somos realmente conscientes del devastador efecto que tiene en nuestro cerebro la continua inmersión en el estado de estrés. Es el factor más influyente en el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Un estudio publicado en el JOURNAL OF NEUROPSIQUIATRY en el 2011 revela que la elección de hobis estimulantes como hacer puzles, solución de problemas, manualidades como calceta, bordado… reducen las tasas de deterioro cognitivo en el 50%

Embarcarse en actividades artísticas también está entre las mejores elecciones. Es decisivo remarcar en este sentido que la actividad es mucho más interesante que la mera contemplación.

Un estudio alemán nos muestra que aquellos que están activamente produciendo arte, en comparación con los que simplemente contemplan, tienen un significativo incremento en las conexiones entre la corteza frontal y la parietal, lo que se traduce en aumento de la resiliencia, es decir una mayor habilidad para resistir los efectos del estrés.

Si lo que estás buscando es algo menos exigente para aliviar la tensión, qué tal si te animas a tocar algún instrumento o más fácil, te sientas tranquilamente a contemplar. Se ha demostrado también que la práctica diaria de MEDITACION reduce la

Inflamación y refuerza la resistencia ante los sentimientos de depresión y ansiedad. Y aunque el simple hacho de escuchar música pueda parecer algo meramente pasivo, hay investigaciones que indican que facilita la neurogénesis cerebral.

3-Toma suplementos alimenticios estratégicos

Aunque es muy probable que ya hayas oído hablar de los importantes beneficios de la CURCUMA, los conocimientos sobre esta antigua hierba medicinal están creciendo cada día. Es una de las sustancias remielinizantes con efectos regenerativos probados.

Sus componentes tienen un efecto reparador sobre la capa que rodea los nervios, la mielina que es frecuentemente dañada bien por procesos autoinmunes o por efectos secundarios a las vacunas. La investigación muestra que incluso en pequeñas dosis los efectos regenerativos de esta sustancia son interesantes.

Un estudio del 2014 muestra como uno de los componentes del TÉ VERDE (conocido como “catequinas”); no sólo tiene efectos antioxidantes y neuroprotectores sino que también llega a estimular la producción de nuevas neuronas.

El GINKGO BILOVA también está entra las hierbas que son consideradas importantes para la salud del cerebro. Un estudio publicado en el 2006 en el European Journal of Neurology encuentra que el Ginkgo es tan útil en el tratamiento dela enfermedad de Altzheimer como la archivendida Donepezil.

4-Come vegetales

La ciencia ha incorporado una sustancia llamada sulforafane, encontrada en varios vegetales ricos en sulfuro como el brécol a la creciente lista de sustancias que favorecen la neurogénesis en el cerebro. En un estudio publicado en la revista Genesis, el sulforafane muestra además propiedades antioxidantes y antiinflamatorias asi como la capacidad de protección ante las enfermedades a las neuronas sanas.

Entre los vegetales ricos en sulforafane están el brécol, la colde Bruxelles, la coliflor, la berza verde, el repollo…

5-No dejes de aprender

A día de hoy ya se va diluyendo la idea de que nuestro cerebro alcanzaba su máximo de potencialidad a una tempana edad y de que a partir de ese momento sólo se podía hablar de pérdida progresiva de facultades. La neurogénesis es un hecho ampliamente corroborado en cientos de estudios.

Asociado a esto es transcendente aclarar que la práctica diaria de entrenamiento mental, el movernos en entornos ricos desde el punto de vista de la estimulación, es una ventaja decisiva a la hora de retrasar el declive cognitivo asociado a la edad y no solamente frenar la velocidad de la muerte de neuronas sino también provocar el mantenimiento activo de las existentes y la generación de otras nuevas.

Embarcarse en actividades de aprendizaje es el mejor camino para aprovecharse de las posibilidades que nos ofrece la neuroplasticidad.

Extracto traducido libremente a partir de:

http://www.greenmedinfo.com/blog/brain-regeneration-why-its-real-how-do-it




haz clic para copiar mailmail copiado