Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

TÚ NO ERES TUS MODELOS DE LA REALIDAD, PERO ELLOS TE MODELAN A TÍ.

Publicado: 12 de Enero de 2017

Tus modelos de la realidad son tus creencias acerca del mundo. Muchas de las reglas que aceptamos como reales tiene existencia propia y autónoma dentro de nuestras cabezas y fueron puestas allí por gente que,como Steve Jobs dice, : “ no tienen por que haber sido más inteligentes que tú”. Vamos funcionando con creencias acumuladas de nuestros antepasados , como restos arqueológicos, superpuestos en capas, prestos a ser descubiertos si te lo tomas con la minuciosidad y el cariño con que los arqueólogos escavan para encontrar lo que podía no ser más que basura de la época. Exactamente la basura de hoy, también puede ser arqueología en un futuro lejano. Nuestros sistemas económicos, las definiciones de matrimonio, los modelos de alimentación, o las maneras de enseñar en la escuela...son estructuras creadas hace tiempo por gente en circunstancias marcadamente distintas de las que vivimos hoy. ¿Qué tal si intentas ponerte ese jersey que te fascinó hace diez años y que te sentaba entonces como anillo al dedo?

Muchos de nosotros fuimos criados con positivas creencias acerca de nosotros mismos y del mundo, y, al menos ,unas cuantas que son un lastre para nuestro bienestar y nuestro crecimiento personal . Es vital descubrir que, sean cuales sean, se convierten en verdades para nosotros porque actuamos y pensamos de acuerdo con ellas. Por lo tanto, nuestras creencias configuran nuestro mundo en un sentido auténticamente real.

A pesar de que, efectivamente, tus creencias te modelan, tú no eres tus creencias y la buena noticia es que podemos desmontar ese entramado para sustituir aquellas que de manera clara se hayan pasado de la fecha de caducidad y estén detrás de pensamientos y conductas que nos generan bloqueo y malestar, por otras actualizadas y adaptadas a tu persona. Permitámonos una metáfora informática: cuando desactivamos una creencia obsoleta y la sustituimos por otra que nos funcione mejor, estamos poniendo al día nuestro hardware y nuestro software.

El cambio de nuestro obsoleto modelo de la realidad produce cambios radicales en nuestra manera de entender la vida y en nuestra experiencia de la misma, en nuestro día a día.

En 2007 se publica en Psichology Science un trabajo de los investigadores Ellen Langer y Alia J. Crum en el que preguntan a 84 camareras de hotel cuánto ejercicio hacían. Lo esperable , teniendo en cuenta la cantidad de trabajo físico requerido para poner en perfecto estado una buena cantidad de habitaciones de hotel, es que contestasen algo así como “un montón”. Pues..., a pesar de que se las veían cada día con alrededor de quince habitaciones cada una , un tercio de ellas contestó que apenas hacían ejercicio, y los otros dos tercios que no hacían ejercicio de manera habitual. Esto pareció corroborado cuando los investigadores , después de varias pruebas físicas encuentran que los estándares de las camareras encajaban exactamente con las de una población sedentaria.

Ahora la cuestión se pone interesante. Los investigadores implantaron un nuevo modelo de realidad en la mente de las camareras. Informaron a 44 de ellas de que el gasto energético requerido para sus rutinas diarias se correspondía con los estandares de la guia de actividades del CDC ( Centers for Disease Control´s) y excedía el de las guías de Cirugia General. Al mismo tiempo proporcionaron a esas camareras una tabla con el número de calorías asociadas a cada una de las tareas y colocaron esa misma información en lugares visibles en sus zonas de trabajo. En pocas palabras, activaron una creencia nueva. Dieron a las camareras una nueva información acerca de sus hábitos que les enseñó que el trabajo que hacían era en realidad ejercicio.

Un mes después, los investigadores hicieron un seguimiento, y...sorprendentemente, aquellas que habían sido instruidas con información nueva, habían, en término medio, perdido dos kilos, su presión sanguínea también había descendido y sobre todo estaban de manera significativa “ más sanas”, de acuerdo con medidas de índice de grasa corporal, y, el índice de cintura-cadera , y la escala de masa corporal ( Body mass index). Y todo esto por qué ?.Las camareras informaron a los investigadores de que no habían introducido ningún cambio significativo en sus rutinas. El único cambio fue la información que se les había facilitado. Los investigadores habían conseguido cambiar de manera exitosa un viejo modelo de realidad por otro nuevo. Consiguieron que las camareras experimentaran su trabajo como ejercicio, y los resultados fueron auténticos cambios físicos en sus cuerpos .

Las conclusiones apuntan a que, lo que es conocido como efecto placebo – que parece provenir de la mentalidad concreta de una persona más que de una específica medicación o tratamiento – juega un papel importante cuando se trata del ejercicio.

Si la mente es tan poderosa que puede provocar cambios en la salud , a través de cambios en determinadas perspectivas, no es desenfocado imaginar lo que esto puede significar a la hora de producir cambios en nuestro humor , autoconfianza , felicidad y cualquier otra condición que tenga algo que ver con la calidad de vida a la que tenemos derecho de aspirar.


haz clic para copiar mailmail copiado